miércoles, 27 de mayo de 2020

jueves, 21 de mayo de 2020

Ideas para relanzar el turismo tras el COVID-19




#TurismoReset, es una comunidad formada por más de doscientos profesionales del sector turístico que se han unido para trabajar de manera colectiva en la búsqueda de soluciones regenerativas de la industria. Puedes leer su Manifiesto.




De la Ciudad de los 15 minutos a las Comarcas 20-20


“Para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos se debe reducir la distancia de acceso a las seis funciones sociales urbanas clave que son: habitar, trabajar, aprovisionarse, cuidarse, aprender, descansar” (Carlos Moreno)
Un nuevo enfoque se impone: repensar el modelo de desarrollo rural desde el acceso de proximidad a esas seis funciones sociales clave, generando las “Comarcas 20-20” revitalizando los servicios de corta distancia en un radio de 20 minutos o 20 kilómetros.
Ya nadie duda que el desarrollo rural y la lucha contra la despoblación, necesitan de un cambio de enfoque y de modelo de actuación respecto de lo que se ha venido haciendo hasta ahora. En otras entradas de este blog hemos hablado de ello, y hemos propuesto la necesidad de abrir el foco, contemplando el desarrollo rural y la lucha contra la despoblación con una amplitud de miras que vaya mucho más allá de su simple reducción a tratar de vendar las heridas por las que sangra el territorio y se genera despoblación: falta de infraestructuras de transporte y conectividad, carencia de servicios básicos, falta de oportunidades laborales, etc. Necesitamos paliar los síntomas atacando las causas profundas, lo demás no serán más que parches.

Para dar respuesta a los retos que afronta el medio rural no basta con implementar una suma de buenas prácticas o casos de éxito de otros territorios. Es necesario generar previamente un contexto diferente, unos ecosistemas innovadores anclados en la identidad, las necesidades, los recursos y las oportunidades específicas de un territorio. Ecosistemas innovadores en los que la financiación pública necesaria para cubrir las carencias de servicios locales sea a su vez motor de desarrollo generando espacios de emprendimiento asociados a esas actuaciones, que impulsen el empleo local y atraigan talento a los territorios en forma de nuevos casos de éxito. Ecosistemas innovadores que hagan de la imprescindible transición ecológica y los Objetivos de Desarrollo Sostenible un motor de desarrollo y de cambio de modelo.

Cambio de enfoque. Cambio de modelo. Cambio en la forma de mirar, nueva visión. Es aquí donde entra París, la gran ciudad europea, como espejo en el que mirar el medio rural.

París afronta las próximas elecciones municipales con una propuesta disruptiva de su actual alcaldesa, Anne Hidalgo: convertir la gran ciudad en la Ciudad de los 15 minutos. Lo explica su principal asesor y autor de la propuesta, el urbanista Carlos Moreno:
“Se trata de operar una transformación del espacio urbano (…) Para mejorar la calidad de vida se debe reducir la distancia de acceso a las seis funciones sociales urbanas clave que son: habitar, trabajar, aprovisionarse, cuidarse, aprender, descansar (…) La proposición está basada esencialmente en la revitalización de los servicios de cortas distancias, 15 minutos en movilidad activa (a pie o en bici), basada en cuatro criterios: redescubrir todos los recursos de proximidad, utilizar el espacio más y mejor, dar múltiples usos a cada lugar y hacer del espacio público lugares de encuentro, de vida.”
En el origen de la propuesta, un cambio de enfoque esencial: Es hora de no avanzar más hacia la planificación urbana, sino hacia la planificación de la vida urbana.

Se trata de repensar el desarrollo rural desde la vida en el medio rural. Es obvio que las expectativas de servicios del habitante del medio rural son diferentes a las del medio urbano, pero la calidad de vida de unos y otros pasa por reducir la distancia de acceso a las seis funciones sociales urbanas clave: habitar, trabajar, aprovisionarse, cuidarse, aprender, descansar. Es decir reducir la distancia entre vivienda, trabajo, comercio, atención socio-sanitaria, formación y ocio.

No parece que el proyecto de Ciudad de los 15 minutos contemple que haya un Palacio de la Ópera o un estadio de fútbol en ese radio de acción, ni un hospital o un cine o teatro o una universidad. No se trata de tenerlo todo al alcance de la mano, sino tener lo más cerca posible aquello que satisface suficientemente las funciones sociales básicas. Lo importante es el concepto, por eso proponemos repensar el modelo de desarrollo rural desde el acceso de proximidad a esas seis funciones sociales clave, generando las “Comarcas 20-20” revitalizando los servicios de corta distancia en un radio de 20 minutos o 20 kilómetros.

La proximidad de cada uno de esos seis servicios básicos (vivienda, trabajo, comercio, atención socio-sanitaria, formación y ocio) se convierten en parámetros para medir el riesgo de despoblación y al mismo tiempo en criterio para determinar las prioridades de actuación, pudiendo hacer mapas de riesgo y prioridad, que nos permitan visualizar el territorio de una manera diferente, mucho más cercana que la que nos transmiten los fríos datos estadísticos, demográficos y económicos.

En esta nueva visión, redescubrir todos los recursos de proximidad es imprescindible y en especial aquellos públicos. La ubicación y el uso de las infraestructuras administrativas, educativas, sanitarias, se convierten en elementos clave de ese modelo, tanto en la Ciudad de los 15 minutos, como en la propuesta de Comarcas 20-20, dando múltiples usos a cada lugar:
“La escuela pública, un elemento estructurante de la República francesa, será la capital del barrio, como vector de transformación. Abrir las escuelas los fines de semana para transformar su uso, la creación de kioscos ciudadanos de proximidad como referentes de la presencia municipal, los escenarios artísticos, que pueden ser fijos o móviles para integrar la cultura urbana de proximidad, abrir la alcaldía con salas abiertas como lugar de estudio y encuentro, complementarias de los horarios de bibliotecas, el acompañamiento a las personas de tercera y cuarta edad para mejorar sus condiciones de vida, los centros Social Sport Club mezclando vida social y deportiva, el apoyo a los comercios de barrio…”
Una nueva visión, un nuevo enfoque que abre espacios de creatividad e innovación para las nuevas estrategias de desarrollo del medio rural y de lucha contra la despoblación.






domingo, 17 de mayo de 2020

¿Que puede hacer Sepúlveda para remontar tras el COVID-19?


El monocultivo económico tiene un gran riesgo, como estamos viviendo.  El modelo de parque temático, más todavía. Sepúlveda puede tener alternativas de diversificación promoviendo el emprendimiento, pero hay un punto de partida: frenar la despoblación del pueblo y volver a repoblarlo creando un plan ilusionate. Activos inmobiliarios en venta hay bastantes, condición necesaria para la repoblación y que no tienen otros pueblos. Adjunto enlace a Ideas para Sepúlveda, que fueron publicándose en internet en el blog Sepúlveda Innova, una red que trataba de activar el pueblo.




domingo, 26 de abril de 2020

¿Está la España rural preparada para el nuevo mundo post coronavirus?


Hace unos día escuchábamos a Iñaki Gabilondo hablar de lo que sucede en ciudades como París, donde el 17% está saliendo de la ciudad a zonas rurales, hacia sus lugares de origen. Habla de un “éxodo mundial inédito”, imaginamos ante el miedo y desconcierto de una pandemia que trunca vidas y sueños de personas que pensaron que la ciudad les ofrecería la prosperidad deseada.


Este es el nuevo escenario, una situación en el que una economía debilitada y gobiernos con una deuda que aumenta día tras día, genera el efecto contrario de los años 70, donde miles de personas se vieron atraídas por las fabricas de la ciudad para cubrir los miles de puesto de trabajo en la industrialización de estas ciudades que durante años no dejaron de crecer en número de habitantes, es lo que conocemos como éxodo rural.

Evidentemente no estamos ante la misma situación (a la inversa), ni mucho menos, pero nos permitimos la reflexión en este momento donde el vaso ha rebosado. En las ciudades hay grandes desigualdades sociales que previsiblemente se ensancharán y se harán más visibles por la pandemia. Por eso, durante estos días publicábamos el post “Este virus da una nueva oportunidad a la España vacía”.

Como siempre, pareciese que el mundo rural siempre está ahí cuando lo necesitamos y ahora no será una excepción. Por eso, ¿Qué preparación debería de tener el mundo rural ante el post-coronavirus?

  • Espacios de coworking y coliving habilitados con internet de alta velocidad para nuevos pobladores que les permitan teletrabajar.
  • Mejora sustancial de todos los servicios públicos (centro sanitario, colegios, actividades de ocio, etc.) ante la nueva demanda.
  • Creación de una red eficaz entre tiendas y agricultores/ganaderos para impulsar el consumo local.
  • Programa formativo intensivo dirigido a emprendedores de comercio electrónico que ayude a la venta de productos/servicios online.
  • Facilitar el acceso y conocimiento a las herramientas digitales librando así la padecida brecha digital.
  • Escuela de negocios locales para mantener la reactivación producida durante estos meses (en el comercio minorista) y la reinvención de otras actividades profesionales que han sido paralizadas.
  • Modernización y transferencia tecnológica de actividades económicas en entorno rural con ayuda de microcréditos.
  • Mejorar la red de transportes comarcal o mejor dicho: Crear una red de transporte entre pueblos. En la mayoría de comarcas no existe.
  • Decrecimiento turístico de la economía rural hacia un modelo más sostenible y sano en aquellos pueblos masificados.
  • Oferta de vivienda organizada, asequible y con calidades mínimas. En la mayoría de casos los Ayuntamientos desconocen la oferta.
Seguro que se te ocurren muchas más propuestas e iniciativas que faciliten la vida en un escenario post-coronavirus, mucho más en contacto con la naturaleza, la salud y los tuyos. Ojalá estas previsiones equilibren la pérdida de población de nuestros pueblos de forma sana y respetuosa con los autóctonos, y vivamos una nueva oportunidad para un planeta más equilibrado.


Publicación Original en AlmaNatura